Un gran artículo de Andrés Amorós. ¿Se quedará en una foto?

¿Será ésta «la voz de su amo», Zapatero, que nunca ha mostrado el más mínimo interés por los toros? ¿Creerán que así son más «modernos» o «progres» y que se ganan el voto de ciertos sectores marginales? La realidad es que el PSOE ha dado múltiples motivos de enfado a los aficionados a los toros. Puedo resumir- los telegráficamente:

 

1. No defender en Bruselas las subvenciones a la cría del toro bravo.

 

2. Aprobar que Barcelona fuera declarada (<ciudad antitaurina».

 

3. Engañar públicamente en la discusión del Parlamento catalán, dando al final libertad de voto a los suyos, en contra de lo que repetidamente habían asegurado en público.4. No defender un IVA reducido por formar parte la tauromaquia de nuestras señas de identidad.

 

5. Mostrar su despiste en el tema de las Medallas de Bellas Artes: ¿qué hubiera pasado si todos los t6reros galardonados con ella la hubieran devuelto al Ministerio de Cultura?

 

6.  Negarse a un acuerdo con el PP para blindar la Fiesta.

 

7.  Limitar gravemente la presencia de los toros en TVE y RNE.

 

He leído declaraciones de gentes que afirman haber votado siempre a los socialistas y que ya no lo harán, por esta razón. Y pronostican: el PSOE lo va apagar… ¿Tan sobrados están de votos como para desdeñar a todos los aficionados españoles? Siempre he creído  -entre otras cosas por conocer esa casa— que el simple paso de la Fiesta al Ministerio de Cultura arreglaría poco; sobre todo, porque la mayor parte de sus competencias está transferida a las Comunidades Autónomas. En este momento, sin embargo, creo que tendría un valor simbólico muy importante. Y también consecuencias prácticas: considerar a la Fiesta como un Bien de Interés Cultural permitiría defenderla de acuerdo con el mandato constitucional de proteger nuestro Patrimonio. Para empezar, bastaría con dejar a un lado las peleas partidistas y apoyar la proposición no de ley presentada en el Congreso por el Grupo Popular para que las competencias atribuidas al Ministerio del Interior sean asumidas por el de Cultura. Si los dos grandes partidos lo quisieran; sería fácil; si no lo quieren, que lo digan claramente. En la publicitada reunión, no cabe pedir a la ministra lo que excede de sus competencias pero sí cabe exigirle que traslade al presidente del Gobierno los problemas de los profesionales y aficionados a los toros y les dé respuesta en una fecha próxima. Ella sola, por su parte, podría asumir el compromiso público de algunas propuestas concretas:

 

1. Reunirse con las organizaciones profesionales (no sólo con algunas figuras) y de aficionados.

 

2. Conseguir que sus compañeros de partido defiendan en Bruselas los intereses económicos de los ganaderos españoles.

 

3. Defender ante Hacienda una bajada del IVA para los espectáculos taurinos, como hechos culturales.

 

4. Coordinar la defensa de la Fiesta con las Comunidades Autónomas (como en todos los temas culturales) y también con otros ministerios: Agricultura, Hacienda, Medio Ambiente, Interior…

 

5. Colaborar con el PP para recuperar los toros en Barcelona y blindar la Fiesta por ley.

 

6. Pedir a profesionales y aficionados propuestas para las Medallas de Bellas Artes de la Tauromaquia.

 

7. Aumentar significativamente la presencia de la Fiesta en TVE y RNE, de acuerdo con su importancia social, económica y ecológica, y con su tradición cultural.

 

8. Colaborar con los franceses para conseguir que la Fiesta sea declarada por la Unesco Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

 

La ministra de Cultura podría comprometerse a defender todo esto si tuviera suficiente peso político y valor personal para distanciarse de la línea hasta ahora seguida por su partido: también, si ella quisiera y su jefe de Gobierno se lo permitiera… Podrían reclamarlo unas organizaciones profesionales taurinas que hubieran hecho su parte: actuar con unidad, con previsión, con organización, con profesionalidad ¿Creen que se ha cumplido algo de todo esto? Me temo que no. Un simple dato. Sabiendo los ataques políticos que venían desde Cataluña (cosa que sólo ignoraba el que no quisiera verlo), ¿por qué no encargaron recursos jurídicos a algunos de los mejores despachos de abogados de España? ¿Por qué no encomendaron a centros de opinión o agencias publicitarias unas campañas para mejorar la imagen pública de la Fiesta? El costo no sería un problema para un colectivo que representa intereses económicos muy grandes… si marcharan en la misma dirección. La ministra de Cultura se reúne hoy con algunos famosos toreros y va a hacerse, sin duda, una foto con ellos.

 

(<<La foto es lo importante», ha dicho hace poco Rodríguez Zapatero). ¿Se quedará todo en eso? ¿Se limitarán a ganar tiempo  – en realidad, a perderlo – con buenas palabras, petición de papeles y promesas de reuniones de – trabajo, hasta que lleguen la Feria de Valdemorillo, para ellos, y las elecciones, para ella? Si llega a suceder, de todos sería la responsabilidad.

 

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: