Última de feria en Valladolid. Fallaron los toros de Pereda, pero no El Fandi que cortó la única oreja por su indeclinable pundonor

Valladolid. Plaza del Paseo Zorrilla. 13 de septiembre de 2008. Octava y última de feria. Tarde muy fresca con media entrada. Cinco toros de José Luís Pereda incluido el sobrero que reemplazó al tercero, devuelto por derrengado tras la suerte de varas y, por tanto, antirreglamentariamente. Ninguno de los titulares dio buen juego, sino al contario, muy deslucidos por unas razones o por otras porque el primero quedó inservible e inédito por ser masacrado en varas y el sexto solo pegó fuertes arreones sin ninguna fijeza. Al segundo sobrero, asimismo muy cuajado que soltaron, de Moisés Fraile, tras ser devuelto el cuarto por muy débil, también le dieron muy fuerte en el caballo sin que perdiera la movilidad que tuvo aunque sí su posible franquía por el lado derecho. Julio Aparicio (burdeos y azabache): Dos pinchazos, estocada a paso de banderillas y descabello, bronca. Estocada caída, silencio. El Fandi (turquesa y oro): Estocada trasera desprendida y dos descabellos, aviso y petición seguida de ovación. Bajonazo accidental, oreja. Alejandro Talavante (verde esperanza y oro): Estocada atravesada y descabello, ovación. Dos pinchazos, estocada y dos descabellos, silencio.      

 

 

Malamente terminó la feria de Valladolid con una corrida que apenas salvó El Fandi, como siempre inasequible al cualquier desaliento, pundonoroso, entregado, muy cumplidor, templadísimo con el capote en sus dos toros, brillante en banderillas, con muchos deseos en sus dos prolijas labores de muleta – tuvo enorme mérito su faena con el violento y descompuesto quinto – y esta vez no tan acertado y contundente con los aceros, lo que le impidió cortar la oreja de su primer toro y quizá por ello le dieron la del quinto pese a liquidarlo con un bajonazo. Cosas de la equidad porque, fuera como fuese, si no hubiera sido por el granadino, la corrida hubiera sido insoportable.

 

 

Y en tal insoportabilidad, las pocas ganas de Aparicio en contraste con las muchas que el público mostró de verle inspirado. Casi nada pudo. Y es que a su primero se lo mataron en el caballo. Y con los sucesivos que se lidiaron en cuarto lugar, solo cuatro lambetazos capoteriles en su primer recibo antes de que lo devolvieran, por cierto después de ser picado con alevosía, y un intentar parecer que quería sin querer de verdad tras el macheteo inicial con el que la gente creyó que a éste tampoco le iba a hacer nada. Evitó así que le volvieran a abroncar. Un pena.

 

 

Y Talavante, a quien hacía varios días no veía, pues que quiso y no pudo desde ese estado metafísico que le atenaza ya demasiado persistentemente. Habrá que esperarle más, no sé si también las empresas, y ver si se le van las musarañas o yo qué sé lo que se le puede ir o regresar para que este torero tan desconcertante, al menos de vez en cuando pueda ser quien tanto nos entusiasmó en sus mejores tardes. No tuvo toros propicios para ello, esta es la verdad, pero él tampoco termina de hallarse a gusto aunque lo intenta. Y vámonos para Salamanca para seguir en el machito y en busca de lo que nos lleva de un lado a otro de la geografía por este río inextinguible de nuestra afición a prueba de cualquier fiasco.  

_________________________________________________________

Lean en nuestra Revista de Prensa lo que dicen Pepe Sánchez Robles y Galiana – ambos críticos de La Verdad en sus respectivas ciudades, Albacete y Murcia, sobre los éxitos de César Jiménez y Daniel Luque que arrasó en La Condomina.    

J.A. del Moral

J.A. del Moral

Escritor, periodista, comentarista, crítico taurino y conferenciante. Cubre la temporada entera cada año desde hace más de 40, con más de 8000 corridas vistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También puede interesarte: